Fiallo-VIII

Plenilunio

A Américo Lugo

Por la verde alameda, silenciosos,
íbamos ella y yo;
la luna tras los montes ascendía,
en la fronda cantaba el ruiseñor.
Y la dije… No sé lo que la dijo
mi temblorosa voz…
En el éter detúvose la luna,
interrumpió su canto el ruiseñor,
y la amada gentil, turbada y muda,
al cielo interrogó.
¿Sabéis de esas preguntas misteriosas
que una respuesta son?…
Guarda, oh luna, el secreto de mi alma!
Cállalo, ruiseñor!


florecitas

Regresar a las obras de Fabio Fiallo

ript>