Agua XII

Romance al Río Ozama

Por Juan Sánchez Lamouth (1929-1968)

Para la señora
Esperanza Burgos de Veloz.

Ozama hermano triste, río obrero del tiempo,
sé que tu arquitectura al alejarse del amor del campo,
marcha silente por la vida urbana con tu oratoria llena de hojas secas,
marcha entre la primavera azul del puerto
narrando tus penas a los marinos que te contemplan ebrios de goletas.
Por tu horizonte de peces,
por la brisa que besa tus corrientes;
deseo preguntarte río maestro
que aún conservas leyendas de los colones y los filibusteros,
si el pueblo fue hasta ti,
o fuiste tú que fuiste rumbo al pueblo.
Te saludo gran río,
lavandería aborigen formada entre los árboles,
verdad que muchas veces tú pareces que lloras
entre los campesinos los problemas agrarios,
de estos campos morenos de café y de tabacos
o aquellos que a los niños le brindan chocolates.
Ozama hermano triste,
saludo tu comienzo de manos jaboneras,
saludo tus corrientes de música botáníca:
saludo al mar Caribe que con sus sales locas
le entrega un poema de broncos pleamares,
te canto en tu llegar cantando al rompeolas
hasta que te disuelves entre las olas agrias.


Publicado en Diógenes Céspedes, R. Francisco, A. Lockward y A. L. Mateo. 2001. “Antología de Juan Sánchez Lamouth” pg. 124. Ediciones Ferilibros.


florecitas

Regresar al índice de poemas del Agua
Regresar al índice de Poemas de la Naturaleza