Las Estaciones

Los Cambios de las Estaciones

En mi adorada gentil Quisqueya,
cuando el otoño pasando va,
la vista en vano busca tu huella:
que en esta zona feliz descuella
perenne encanto primaveral.

Salomé Ureña – La llegada del invierno

Todo tiene su tiempo en la naturaleza. En el verano sentimos los cálidos rayos del sol para luego sentirlos debilitar en el otoño, anunciando el cambio venidero. En el Otoño los animales se preparan para el invierno. Algunos preparan madrigueras mientras otros almacenan alimentos. Muchas aves inician su migración anual hacia el sur buscando áreas más cálidas con alimento disponible. Los árboles también se preparan para el frío venidero. Sus hojas cambian de color y eventualmente mueren y caen al suelo, donde alimentarán las plantas el próximo año.

Cuando finalmente llega el invierno, la vida en la naturaleza se torna muy difícil. El alimento es escaso y las temperaturas frías. Pero aún se puede apreciar la belleza de la nieve al caer. El paisaje se cubre de una manta blanca y delicada. Además, al derretirse la nieve, esa agua entra al suelo para ser almacenada y luego transportarse a los ríos y así mantener el ciclo del agua. Cada estación tiene su belleza innata.

Al llegar la primavera empiezan los rayos del sol a calentar la tierra. La nieve se derrite y comienzan los arroyuelos a fluir. Poco a poco plantitas renacen del suelo y las hojas y flores brotan en las plantas. Los animales se reaniman y salen a buscar alimentos y las aves regresan de sus largos viajes al sur. ¡Toda la naturaleza vuelve a la vida!

Después de la primavera, el sol sigue calentando más y más y nuevamente estamos en los largos días del verano. ¡La vida está en plena celebración y un nuevo ciclo comienza!

En zonas tropicales, o más cálidas, no se observan las estaciones tan definidas como en las zonas templadas y nunca hace tanto frío en invierno. Se observan meses de mucha lluvia y meses de sequía. Las plantas florecen a distintos tiempos por lo que siempre hay vida renovándose, flores y verdor por doquier, ¡todo el año!

Composiciones musicales

  • Las cuatro estaciones de Antonio Vivaldi (ver abajo los sonetos de Vivaldi que acompañan cada sección de esta pieza)
  • Sueño de una noche de verano – obertura en Mi Op. 21 de Felix Mendelssohn. “La obertura inicia (y termina) con cuatro de los acordes más evocadores de la música”. En una biografía del compositor se cuenta que “Mendelssohn había garabateado estos acordes después de escuchar la brisa de la tarde jugar con las hojas en el jardín de su casa” (notas del concierto de la Portland Chamber Orchestra).

Poemas sobre las estaciones


florecitas

Continuar a la destrucción ambiental
Regresar a los temas de Poemas a la Naturaleza