Campesino I

Regreso a Casa

Por Belkis M. Marte (1966-)

Una, dos, tres estrellas flotan sobre mí.
Cuatro, cinco, seis más
observan lo que digo y hago.
Las montañas quietas, una al lado de la otra,
Los árboles moviéndose a su antojo,
entrelazando ramas sin importar sus especies:
Mangos con aguacates
zapotes con palmas
plátanos con guineos
cacao con café
No discriminan.

Están aquí, donde estoy yo.
La noche, el campo y yo.
Todo es parte de la tierra,
parte de mí.
El río canta a lo lejos;
su sonido arrulla el entorno.

Yo no duermo, no sueño… vivo.
Me abraza el arrullo de los grillos.

Los sapos, ¿cantan o lloran?
Repiten su sinfonía,
encanto natural.

Ladridos lejanos se aproximan.
El campo canta a mi regreso,
coro de alegría.

La oscuridad instiga la luz de la lámpara:
bailan contra el techo.

El cielo invita a las estrellas,
Los árboles danzan,
Los sapos
¡Dios mío!
los sapos son los más alegres.

Un aguacate cae y es un aplauso:
He llegado a la cuna de mi infancia.


Reproducido con permiso de la autora.


florecitas

Regresar al índice de poemas de La Vida en el Campo
Regresar al índice de Poemas de la Naturaleza
Regresar a las obras de Belkis M. Marte